Aunque se habla de alergias de primavera en términos generales, este término suele referirse esencialmente a la alergia al polen, que afecta cada vez a más personas en todo el mundo.

Para la población alérgica, la llegada de la primavera supone siempre un riesgo significativo de sufrir toda una serie de síntomas que pueden abarcar desde estornudos a conjuntivitis, rinitis, dificultades respiratorias, eccemas y crisis asmáticas. Esto coincide con el momento del año en que muchos árboles y plantas entran en su fase de polinización.

Estos son algunos tips para reducir su impacto y pasar una primavera más confortable:

9/10/20